A un año de vivir con la pandemia de Covid-19 y que ésta haya visibilizado e incrementado la violencia familiar contra las mujeres,

las políticas públicas y reformas a las leyes de la Ciudad de México siguen sin garantizar la seguridad de las víctimas por la incapacidad de reacción de los Ministerios Públicos.
Así lo afirmó la Comisionada del Partido del Trabajo en la Ciudad de México, Magdalena Núñez Monreal, al contrastar los avances que ha dejado la violencia contra la mujer el último año, a la par de vivir con el temor de un contagio por Covid-19 en la capital.
De acuerdo con la petista, si bien, los avances en la creación de nuevas leyes y la mejora en los servicios de reacción para una mejor protección a las víctimas ante cualquier tipo de agresión, han proliferado en temas de seguridad y derechos humanos, “la realidad es que en el campo continúan ausentes”.
“Las víctimas siguen sin poder levantar sus denuncias en tiempo y forma, debido a la falta de criterio y capacitación de los agentes de los Ministerios Públicos y la incapacidad de las defensoras para integrar un expediente”, aseguró Núñez Monreal.
Señaló que durante el 2020 recibieron mujeres víctimas de algún tipo de violencia, que expusieron que los mismos policías que se encuentran en las Agencias del Ministerio Público de la Ciudad, “impidieron presentar su denuncia por falta de pruebas y les dicen que sólo perderían su tiempo en la agencia. Otra de las demandas de las víctimas es que las mismas defensoras no se encuentran en su lugar de trabajo o no prestan la atención e importancia debida a los casos”.
Apuntó que las víctimas han presentado denuncias en contra de los elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) por obstaculizar el trabajo de las abogadas y las denuncias de las víctimas. Sin embargo, dijo, se debe garantizar y reforzar la atención en contra del abuso o violencia hacia las mujeres en los Ministerios Públicos.
El Gobierno de la Ciudad de México requiere reforzar la estrategia de las Abogadas de las mujeres en los Ministerios Públicos porque no se concibe la indiferencia que existe aún de mujer a mujer para ayudar a denunciar la violencia que sufren a diario, dijo.
“Lamentablemente la falta de actualización y el poco profesionalismo de todos los agentes hacen que las víctimas desistan, porque las mismas abogadas les dicen que no pueden levantar su denuncia por falta de pruebas o argumentos”, expresó la petista.
Según datos de Locatel, de enero a noviembre de 2020 recibieron nueve mil 694 llamadas por violencia familiar, 48.5 por ciento más que en el mismo periodo de 2019, y en 2020 la Fiscalía local atendió 27 mil 767 denuncias por violencia familiar, tres mil 245 más que en 2019.
Por ello, agregó Núñez Monreal, desde el Partido del Trabajo “exhortamos al Gobierno de la Ciudad, a la Secretaría de Seguridad Ciudadana, a los agentes del Ministerio Público y a las abogadas, garanticen el procedimiento y levantamiento de carpetas de investigación para cada caso de violencia contra la mujer, así como la atención, capacidad y profesionalismo de las defensoras hacia las víctimas.
“Tenemos que disminuir las desigualdades. Se debe dar acceso a los derechos y procedimientos correctos a la hora de levantar una denuncia e iniciar una carpeta de investigación, pues el tema de la violencia de género continúa siendo un problema muy grave en nuestro país y en la capital”, finalizó.

Follow Us on Social

Most Read