Vaya paradojas que registra la denominada Cuarta Transformación (4T). Una, entre las más evidentes es el impulso denodado a favor del Tratado