queconste

Se han documentado inversiones y cuentas por más de SIETE MIL MILLONES DE PESOS a Jorge “el coco” Castillo, el operador político y financiero durante el mandato o saqueo generado por Gabino Cué, y el gobierno de Alejandro Murat, hace circo maroma y teatro y se jode en las zonas dañadas por los sismos y solicita, ahora, un préstamo de mil doscientos millones de pesos para atender a los damnificados, y el pillo del “coco,”

queconste

“MUCHA LUZ ES COMO LA MUCHA SOMBRA: NO DEJA VER… CIERTO LA PUBLICIDAD NO DISIPA LOS MISTERIOS…SÓLO HAY UNA MANERA DE LEER LAS ÚLTIMAS NOTICIAS DEL DIARIO PERO HAY MUCHAS DE LEER A CERVANTES. EL PERIÓDICO ES HIJO DE LA PUBLICIDAD Y ELLA LO DEVORA: ES UN LENGUAJE QUE SE USA Y QUE, AL USARSE SE DESGASTA HASTA QUE TERMINA EN EL CESTO DE BASURA; EL Quijote es un lenguaje

queconste
¡QUE CONSTE,… SON REFLEXIONES!
 
Una tragedia como la que vivimos el día 19 de septiembre en la ciudad de México no solamente despierta los ánimos de solidaridad y ayuda de miles y miles de mexicanos, demuestra que la fuerza civil es una realidad que se puede utilizar para mejorar las condiciones de vida y de convivencia social, también trae dolor y

queconste

         Muchos nudos en la garganta, en el alma, en el habla, en el pensar. Mucha angustia y pensamientos horribles que nos muestran la realidad a la que negamos por años acomodados en nuestro nivel de confort, olvidando a los demás, el egoísmo es brutal cuando entra en la realidad, sabes que nadie eres sin los demás y la soledad solamente es para los egoístas y ambiciosos, y para los otros, la solidaridad y el saber dar para poder recibir.

queconste

Este artículo, en realidad, lo estoy escribiendo el sábado 23 de septiembre. Estaba consultando la información en la computadora cuando empezó a sonar la alarma sísmica, me levanté a despertar a mi hijo y a tomar llaves y bajar lo más rápido posible los cuatro pisos cargando la andadera, cada grada se me hacía interminable y el tiempo me parecía cada vez más justo. Al salir, mi hijo, estaba en la calle esperándome con la preocupación en el rostro, sin zapatos y temblando por el frío, de inmediato recibía la llamada de mi esposa que desde Oaxaca preguntaba cómo estábamos y sabía que ellas estaban bien.

         Me encontraba en el departamento de Patriotismo y acababa de recibir la llamada de un amigo que me vendría a visitar diciéndome que estaba cerca. Antes, terminé de lavar unos trastes sucios y pretendía hacer la comida para mi hijo, mi amigo y yo, pero como siempre, antes de los temblores me invadió una enorme fatiga como me sucede cuando se darán  acontecimientos difíciles en mi vida y me recosté en un sillón, y ya no hice nada, me volvió a llamar mi amigo diciendo que estaba ya cerca del departamento y me levanté y me puse a consultar unos datos en la computadora, y poco después de la una de la tarde el temblor, brutal, inesperado, trágico, violento y me paré tomando la andadera que uso desde que me lastimé el tendón de Aquiles y los problemas de la