Hace algunos meses escribimos varias notas sobre las diferencias que se venían profundizando entre las clase media y la dirigencia de AMLO, actividades, proyectos y programas no convencían a los miembros de la clase media que sentían que se les marginaba y golpeaba, que se atentaba en su contra porque al final de cuentas las definiciones de políticas y desarrollo deberían enfocarse a las clases populares, a los más pobres y así, comenzar a dar auxilio a los millones de marginados y explotados, desocupados que por años han sido dejados a la “buena de Dios” IGUAL QUE A LOS CLASEMEDIEROS.

EL DÍA 16 DE SEPTIEMBRE SIEMPRE HABÍA SIDO UNA DÍA DE FIESTA, en las calles donde pasaban los soldados y el desfile se llenaban de sillitas y de trompetas de cartón y silbatos, gorritos de soldados, banderitas y todos comenzaban a colocarse al lado de las banquetas para esperar ver a los soldados y las caballerías de charros pasar por las calles, los batallones del pentatlón universitario, en fin, todos creímos que éramos invencibles y hasta que llegó la pandemia y nos encierra y nos deja sin desfile, pues sí que nos jodieron a todos.