DURANTE LA PANDEMIA, TENDRÁN QUE ACEPTAR LAS AUTORIDADES DE QUE LOS ASESINATOS CONTRA MUJERES HAN AUMENTADO. En las casas como dicen sabiamente en mi pueblo: “cuando entra la pobreza por la puerta, el amor se va por la ventana” y empiezan los conflictos, pleitos, peleas y lógicamente las agresiones y la violencia familiar que llega al feminicidio o a la violencia familiar que afecta a hijos y parientes.

COMO QUE HEMOS LLEGADO A ESO DE QUE “LA MUERTE TIENE PERMISO”, los muertos se apilan y mucho del territorio está plagado de tumbas clandestinas, normales, donde ya no caben los muertos, asesinados, desaparecidos, viudos y huérfanos, desplazados, muertos de hambre y de terror, desocupación y enfermedades con desesperación