Y a todo esto, ¿cómo vamos con las coaliciones? No debemos olvidar que el nombre del juego es “sacar a patadas" a Morena recordando esta frase de Vicente Fox, misma que utilizó para knockear al PRI en el 2000.  Ahora que se avecinan las elecciones del 6 de junio en donde se ponen en juego 15 gubernaturas, congresos federales y locales; la suma de partidos se enlistan para darle batalla al de la 4T. El impresentable Verde Ecologista y el PT, en la tiendita de enfrente irán PRI, PAN y PRD. Este tren podría ser utilizado para sonora, Baja California Sur, Zacatecas, Querétaro y San Luis Potosí. 

Las mujeres son fuertes, su constitución biológica y mental ha sido dibujada para resistir mucho más que el hombre. El parto es una de las ventanas de esa resistencia ante el dolor, por no mencionar todo lo que se relaciona con cólicos menstruales; ellas son capaces de ir más allá del umbral. Solo que nuestro dominio ha sido psicológico, inventado como los cazadores, amos y propietarios de un mundo en el que históricamente se ha relegado a la mujer.

Todos los que leemos este comentario hemos perdido a alguien en esta larga noche covidiana, los hilos rojos del destino no son agujetas sueltas, están unidas a un rosario de historias, de ausencia física, de fallecimientos, en esas pequeñas hojas individuales se escriben letras de dolor, es en esas miradas con llanto en donde se refugian las historias personales.

No olvido aquellos días en los que a México enterito se le introdujo a una crisis de desabasto por gasolina. El país despertó hace dos años en medio de una quimioterapia huachicolera que incluía la parafernalia de pipas con la sensiblera frase "PEMEX, POR EL RESCATE DE LA SOBERANÍA"; así como "mujer, casos de la vida real", el presidente Andrés Manuel nos presentó

No nos engañemos, el presidente de México envió la peor señal que cualquier líder pudo haber montado en medio de un tsunami pandémico, el aseverar que no pasaba algo, que su "fuerza moral" daba para despreciar la mortal entrada del covid-19, resistirse a usar cubrebocas elevó en el Gran campo de la ignorancia la idea de que efectivamente "no pasaba nada", uso y señal que fue entendida por muchos como bandera verde para continuar en una normalidad que hoy arroja más de cien mil muertos.