En México, como en muchas partes del mundo se practica la misoginia, ante los ojos de lo cotidiano vejar o disminuir a la mujer es parte de los cuadros costumbristas, la "domesticación" del hombre se da desde el hogar y nos lleva a considerar a la mujer como un ser débil, menor, incapaz de defenderse por sí misma, por ello es que la gran mayoría del sistema de creencias nos lleva a concluir y aceptar que lo que le pase a la mujer no es importante, que no son "objeto" de un mejor trato.

Esta discusión no es nueva, ni tampoco exclusiva de este gobierno, a los periodistas no nos ha ido bien, lo mas grave son los miles de asesinatos cometidos en contra de muchos comunicadores, unos más conocidos que otros, pero muertos al fin. 

He dedicado varios "picotazos" para hablar del solitario de palacio, he señalado que este sexenio se acabó muy pronto, he dicho que para el mandatario se le comienzan agotar los recursos electoreros, lo he escrito y lo he expresado en el espacio de Urbe de hierro, de mi casa abc radio 760 de AM.

No sé qué hubiese escrito Octavio Paz sobre estos tiempos de dolor e incertidumbre, cito a el premio Nobel por su infinita capacidad para definir el ser nacional, con esa mirada aguda para desnudar a la piel del mexicano, desde el parto mismo hasta el llanto de la muerte y la confianza de que nadie se va de aquí, solo transita al Mictlán.

Si puso atención a las clases de historia seguro recordará que los EUA, a punta de pistola, nos arrebataron Texas por allá de 1847, el guion lo conocemos, López de Santa Anna (en realidad el presidente interino era Manuel de la peña y peña) firma unos tratados, los de Guadalupe-Hidalgo, uno de los robos más grandes de la historia y que cruza hasta por el muro de Trump.

Lo he dicho y lo sostengo, "engancharse" a lo que "vomitan" las redes sociales cuando de ataques 9 descalificaciones se trata es someter a la autoestima a baños de estiércol y no veo por qué alguien querría una 'coproterapia'.

La toma de la CNDH es significativa, pero no es la gran montaña, el mayor dique que se presenta es que el gobierno actual decidió despreciar el grito de las mujeres, cierto, la violencia en contra de ellas no nace con esta administración, pero es en esta ventanilla en donde se decide cerrarles los oídos a uno de los filos más sangrantes de la sociedad entera, la de los feminicidios, las violaciones, las desapariciones.